Educación en Finlandia: sin vallas

martes, 4 de abril de 2017


Educacion en Finlandia donde en los colegios no hay vallas

Hoy traigo a Nerea del blog Teacher and Coach que se define a ella misma como " mamá, maestra y psicopedagoga. Formándome y compartiendo lo que sé sobre innovación educativa."

Su blog está lleno de infografías fantásticas y proyectos interesantes, pero sobre todo , podemos encontrar mucho conocimiento sobre pedagogía y educación.

Me sienta muy bien tenerla aquí, y además nos trae una información muy interesante y concreta que nos hará reflexionar sobre nuestro sistema educativo y la educación que impartimos en nuestro hogar.

Sin más os dejo con ella :)

teacher and coach


Hace ya 10 años que pasé 9 meses viviendo en Finlandia con una beca Erasmus. Además, tuve la suerte de hacer prácticas como maestra en una escuela de Helsinki. Entonces aún no había tanto "boom" con la maravillosa educación de Finlandia pero ya sabíamos que tenían buenos colegios.

Vivir en un país tan al Norte, con una cultura y un clima tan diferentes a los de aquí me supuso un shock los primeros meses. Reconoceré que nunca me acabé de adaptar ni consideré quedarme a vivir allí. Finlandia es famosa por su maravillosa educación pero durante aquellos meses supe que me costaría mucho amoldarme a su estilo de vida.

Pero, aunque yo no sea la fan número uno del país de Papá Noel, hay que reconocer que hay muchas cosas que hacen allí arriba que deberíamos copiar. O al menos adaptarlas a nuestro sistema para mejorarlo poco a poco.

Durante mis prácticas en una escuela de Helsinki, pude aprender mucho sobre el sistema educativo finlandés
Tiene muchas cosas fantásticas: 
  • los niños salen a jugar fuera haga el tiempo que haga, 
  • eligen lo que quieren comer, 
  • acaban las clases sobre las 15h, 
  • van en zapatillas por la escuela...


Pero si tengo que elegir lo que más llamó mi atención es que la escuela no tenía vallas.

No puedo decir que todos los colegios de Finlandia sean iguales, no estuve tanto tiempo como para asegurarlo. Pero pregunté a los maestros de allí y me dijeron que era algo muy común.


¿Cómo es posible? ¿No se escapan los niños al salir al recreo? ¿Tienen vigilantes en cada esquina? ¿Tienen castigos terribles para los que se escapan?


En realidad, por lo que me contaron, es la suma de varias circunstancias. Por desgracia, aquí nos parecen de ciencia-ficción.

¿Por qué los colegios finlandeses no tienen vallas?


Hay muchas diferencias culturales que lo permiten pero las razones principales son cinco:


1. La responsabilidad es de los niños.

Los alumnos no se escapan porque vienen bien educados de casa. Los padres no esperan que los maestros les vigilen, si no que sus hijos sean responsables. Al dar la opción a los niños de escoger "no escaparse", les haces das la responsabilidad sobre su comportamiento. Por experiencia propia, en España si un niño se escapa los padres irían directos a los maestros a protestar y saber "por qué el maestro no estaba vigilando adecuadamente". En realidad, el comportamiento inadecuado ha sido del niño pero se pasa la responsabilidad al adulto.


2. Educando en casa:

Las familias finlandesas (en general) no delegan la educación cívica y de valores a la escuela. Los padres enseñan a sus hijos buenos modales e intentan predicar con el ejemplo. Es decir, difícilmente se darán allí situaciones surrealistas como las que vivimos los maestros en nuestro país. ¿Ejemplos? Padres te piden que "castigues a mi hijo que en casa se está portando fatal y a mí no me hace caso". Incluso me han llegado padres diciendo que amenazan a sus hijos con que "se lo contarán a Nerea y ya verás como se enfada y te castiga". La escuela está para enseñar pero hay una gran parte de la educación que debería venir de casa.

Educación escuelas Finlandia



3. Conciliación familiar y laboral:

¿Cómo consiguen los padres finlandeses que sus hijos sean tan responsables y cumplan las normas? Tienen algo importantísimo que a nosotros nos falta: tiempo para estar con ellos. Los finlandeses tienen 105 días de baja por maternidad y 18 por paternidad + 150 días que pueden repartirse como quieran. Pero no es sólo cuestión de días de baja.  Toda la sociedad finlandesa apoya el hecho de que se dedique el tiempo adecuado a la familia. Todo el mundo sabe que a largo plazo es un beneficio común. Dan muchas facilidades para pedir permisos en el trabajo para atender a los hijos. De hecho, está mal visto  no acudir a las reuniones de padres ¡Parece que no te preocupen tus hijos! Seguramente en España las familias se dedicarían mucho más a educar a sus hijos si tuvieran más tiempo, menos estrés y más apoyo del gobierno, las empresas  y de toda la sociedad.


4. Respeto al docente:

Si las familias dejan a sus hijos en escuelas sin vallas, han de confiar mucho en los maestros. La carrera de magisterio en Finlandia es mucho más larga que en España y sólo consiguen llegar a maestros los más preparados. Aún así no es el trabajo donde mejor se cobra pero a los docentes de allí no les importa. Según ellos, el prestigio que tiene la profesión de maestro compensa el hecho de no ganar tanto dinero. La sociedad respeta mucho el criterio y la opinión de los maestros y profesores. Por eso, si los maestros dicen que los niños han de cumplir la norma de salir al recreo sin escaparse del recinto, los padres escuchan y traspasan el mensaje a sus hijos. Es decir, toda la comunidad educativa va a la una en lugar de enfrentarse.


5. Inversión en educación:

Todo lo anterior es muy difícil de conseguir si no hay dinero. Es necesario invertir en formación del profesorado, en políticas de conciliación familiar, en crear más escuelas para tener menos niños por aula o en contratar más maestros en cada centro, por nombrar algunas cosas prioritarias. Si lo comparamos con España, Finlandia  dedica un 42% más de gasto público para educación en relación al PIB, y un 18,2% más por alumno en Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO). España se sitúa a la cola en las inversiones destinadas a Educación (9,1% del total de gasto público), sólo por encima de Rumanía, Italia y Grecia.

Infografía sobre la educación sin vallas en Finlandia



Como ves, no hay una fórmula mágica que apliquen allí y que aquí se nos escape. Es una cuestión de educación. Pero la educación empieza en casa, en los primeros años, con una familia que esté en casa más horas, que sus miembros no tengan que trabajar con horarios interminables y que reciban apoyo de toda la sociedad.


¿Por dónde empezamos aquí? ¿Qué cambios crees que son los más urgentes?

¿Se te ocurren otras razones por las que allí los niños puedan ser más “libres”?



Teacher and Coach blog

Haz click en la imagen y ve a su blog :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario