Con este post no aprenderás nada ¿O si?

10 oct. 2016

Hoy no me ha dado tiempo a ser "especial" ni auténtica... No me ha dado tiempo a escribir algo útil para ti. ¿De eso se trata un blog de éxito no?

Lo siento.

Puedes irte si quieres. 

Realmente no he tenido tiempo para encontrar información útil que ofrecerte, para que pudieras aplicar algo en tu vida y que eso la mejorara, aunque solo fuera un poquito.

He tenido una semana, pero no la he dedicado a escribir este post.

Son las 20:34 p.m. del domingo y mi pareja está tendiendo la ropa en el balcón. Acabamos de ver una película que se llama  "Conjuro 2"  que me ha gustado mucho a la vez que me ha hecho reflexionar y pasar mucho miedo.

No me gustan las películas de miedo. Básicamente porque paso miedo. Luego me afecta, y al apagar la luz me asaltan temores. Como el resto de la semana (de lunes a viernes) suelo estar solamente acompañada por mi gato Mío, no me gusta ver películas de miedo que me puedan sugestionar de alguna forma.

Pero quería contarte que no he tenido tiempo a redactar un post útil. O por lo menos de la línea de publicaciones "normal" que suele tener este blog. 


Quería disculparme. 


¿De verdad quería disculparme? 


En realidad creo que me resulta más molesto a mi que a ti. A nadie más. 

Debo disculparme conmigo misma por no haber llegado a tiempo. ¿Crees que debo tomármelo como un error? ¿Un pequeño fracaso? 

Hoy he respondido que no. 

No es nada negativo. 

Le he dado la vuelta a esa exigencia y aquí me tienes. 


Este blog es un proyecto personal, en parte profesional, al que le doy mucha importancia ¿Lo sabías? Pues para mi es gran parte de mi desarrollo personal, de mi aprendizaje diario, vital, continuo... 

Te confieso que en tan pocos párrafos como llevo ya he intentado mentirme a mi misma un par de veces, a pesar de querer ser muy honesta. Por lo tanto, a ti también. 

¿Sabes cómo?


Pues primero te he dicho que no he tenido tiempo y luego te he comentado que quería disculparme.


He tenido tiempo para escribir un post útil, pero realmente lo he querido invertir en otras áreas de mi vida. He priorizado y he decidido ver esa película junto a mi pareja. En cama y comiendo pipas. Acurrucada, desviando la mirada de vez en cuando para no ver qué pasaría, porque me moría de miedo, apretando el brazo de mi pareja y disfrutando de algún que otro beso entre escena y escena.

El tiempo es muy, pero que muy relativo. Cuando lo ocupas demasiado tiempo en cosas que para ti no tienen un significado trascendental, o que no aportan nada más que "dinero" o "obligación" el resto del poco tiempo (porque siempre parecerá poco) que te queda, lo quieres disfrutar de otro modo. 

Me encanta disfrutar de mi tiempo libre escribiendo, es cierto. A veces, como ahora, lo hago. Pero muchas veces, casi la mayoría, me empapo de Post-it con "objetivos" que nublan el sentido principal de mi blog. 


Disfrutar, aprender y escribir cuando considere que tengo algo bueno que aportar.



Pues a veces no tengo algo "bueno" que aportar. Más bien, no tengo algo "útil" que aportar, y no me quiero atar las manos y no publicar. 

Hoy he volcado ese "muro", ese pilar y me he puesto a contarte esto.


El valor que le damos a las cosas, a veces, no es justo. El que le damos al tiempo tampoco. 



Así que , no lo siento. Al principio me he sentido algo mal, por no tener un post útil para ti. Lo confieso. Pero ahora que lo he reflexionado, no lo siento. 

Soy feliz con esta reflexión que comparto al mundo, como de andar por casa, para acercarme a ti y hacerte sentir lo mismo que yo:

A veces no me paro a pensar en si me apetece o no hacer lo que tenía planeado. A veces no priorizo el ocio, el "no hacer nada" porque no lo valoro como debería....

Pero estoy convencida de que las cosas que hago y que decido cuando disfruto de ese tiempo de ocio son las que más me acercan a mi propia persona, son las cosas que más me "descubren" y que más me hacen ser yo misma. 

No me malinterpretes, suelo hacerlo así casi siempre. Pero quizás , solo quizás, últimamente se me olvidara que a veces una reflexión matutina, rutinaria, humilde, vanal, ... pueda enseñar y ofrecer mucho más que un listado de aplicaciones útiles para planear la agenda apretada de tu vida.

Que disfrutes de esta semana y... 

¿Qué tal llevas tú el tiempo de ocio?
¿Cómo lo gestionas?
o mejor aún
¿Cómo lo valoras?


¿Has sentido alguna vez esto? ¿No crees que las exigencias influyen en nuestro modo de vivir la vida? ¿Y en la de tus hijos o de tus hijas? ¿Son los niños y las niñas exigentes?

No hay comentarios:

Publicar un comentario